Al hombre que me hizo daño

Te escribo esta carta para contarte que estuve "internado" y me curaron. Me dolió y sufrí mucho, ya que la quemadura es progresiva. Me llevó un cierto tiempo para estar relativamente bien. Todavía me faltan unos días más para que me den el alta (a pesar de que ya se están haciendo "cascaritas" en la herida), y volver definitivamente a mis esquinas de Sáenz Peña e Hipólito Yrigoyen, porque ese es mi lugar.
Te diré que extrañé mucho a los clientes, ellos me daban siempre algo de su consumisión, y también el cariño y respeto con que siempre me trataron.
Sabés, por más que lo pienso, no entiendo. ¿Por qué me tiraste con agua hirviendo? (Se supone que yo soy el animal...) Si te estaba molestando, me hubieras corrido con agua fría, de paso me refrescabas.
A pesar de todo, me siento reconfortado por los muchos amigos que tengo. Seres humanos que preguntaron por mí y se interesaron e interesan por mi salud.
Yo ya te perdoné. Nosotros, los perros, somos amigos fieles, a pesar de que se nos trate mal.
Ah...! me olvidaba. Te pido que retires la denuncia para que no me lleven. Tenés que saber que me van a colocar en una jaula y me voy a morir de tristeza. Estando libre, como vos, voy a ser feliz y tu conciencia no te va a recriminar.
Bueno, siempre que puedo me hago una "escapadita" hacia mi esquina, y como dice Cortéz en su canción "soy callejero por derecho propio". Espero que los insensibles no me lo quiten.
Me despido de vos con un fuerte movimiento de cola...

Retornar a Curiosidades