Alvaro
16-XII-1996  16-II-2001
 
Llegaste a nuestras vidas y les diste otro sentido, tuvimos tiempos difíciles, pero una vez que los superamos te convertiste en la alegría de esta casa, que ahora quedó muy vacía, donde quiera que estés sé que debe ser un lugar hermoso, con una nube en forma de huesito y tu pelota; tu muerte fue inesperada, pero más que nada injusta y nos mostró claramente lo poco que valen algunos que se creen superiores a los animales, me queda el consuelo de que siempre supiste lo mucho que te amabamos y en tu perruna manera nos lo devolviste con creces. Nada ocupará tu lugar en nuestros corazones, nos vemos amigo
                  Con amor  
                      Mamá, Gloria, Claudio y todos los que te conocieron y tuvieron un encuentro cercano del tipo Alvaro
Dedicatoria: Al asesino de mi perro que lo envenenó sin compasión, que nunca sufra lo que yo pasé