TRIBUTO A UN PERRO. 

“El mas altruista de los amigos que un hombre puede tener en este mundo egoísta, aquel que nunca lo abandona y nunca muestra ingratitud o deslealtad, es el perro.” 

“Señores del Jurado, el perro permanece con su dueño en la prosperidad y el la pobreza, en la salud y en la enfermedad.

Él dormirá en el frío suelo, donde los vientos invernales soplan y la nieve se lanza impetuosamente. Cuando solo él éste al lado de su dueño, le besará la mano que no tiene alimento para ofrecerle; él lamerá las heridas y los dolores que surjan de los encuentros con la violencia del mundo. El velará el sueño de su pobre dueño como si fuera un príncipe. Cuando la riqueza desaparece y la reputación se despedaza, él será constante en su amor como el sol en su jornada a través del firmamento. Si el destino arrastra a su dueño al exilio, al desamparo o al desabrigo, el fiel perro pide el privilegio mayor de acompañarlo, para protegerlo contra el peligro y luchar contra sus enemigos.

Cuando llegue la última cena  y la muerte lo lleve en sus brazos, y su cuerpo sea dejado bajo la tierra fría, no importa que todos sus amigos sigan sus caminos; al lado de su sepultura se encontrará su noble perro, la cabeza entre las patas, ojos tristes pero siempre en alerta, con fé y confianza en la misma muerte.” 

Este tributo fue presentado al jurado por el ex -senador Georga G. Uest (entonces abogado), que represento al dueño de un perro que fue muerto a tiros, deliberadamente, por un vecino. El hecho ocurrió hace un siglo, en la ciudad de Warrensburg, Missourl, en los EE:UU. El senador ganó el caso y hoy hay una estatua del perro en la ciudad y su discurso está inscripto en la entrada del tribunal de Justicia, que aun existe.

 

GERARDO DAYER

SECRETARIO B.H.C.A.

Regresar a Curiosidades