SHAR PEI

El Shar pei es una de las razas de perros más antiguas que se conocen. Su origen se remonta a principios de nuestra era, en la época de la dinastía Han (206 a. De C.-220 d . de C). Su tamaño era superior al del perro actual y debía ser bastante apreciado, ya que los arqueólogos han encontrado en tumbas utensilios y estatuas representando a estos perros de hocico de hipopótamo. En el Museo de Arte Asiático de San Francisco hay una estatua de estos "perros de tumbas" que tiene todas las características faciales de los Shar Pei, incluyendo su hocico tan peculiar.

El Shar Pei es una de las razas más increíbles y admiradas que hay. Desafortunadamente es difícil fijar su origen, ya que no poseemos ningún documento escrito ni nada por el estilo que nos indique con certeza su verdadero origen, son muchas las hipótesis que existen acerca del tema, pero son sólo eso: hipótesis.

A lo largo de la historia de China ha habido muchos períodos en los que la gente estaba interesada en la cría de perros, pero no sólo como animales de compañía, sino también como perros de caza e incluso criados como medio alimenticio, así como sus pieles. Tampoco podemos conocer con exactitud el origen de la población canina de China ya que el emperador Chin Shih destruyó una gran cantidad de material escrito alrededor del año 255 antes de Cristo. Desde finales del siglo primero después de Cristo hay algunos documentos más, pero el difícil lenguaje chino, con multitud de dobles sentidos, nos hace difícil su comprensión.

Se dice que la historia de la raza puede comenzar con la dinastía Han en China (desde el 206 antes de Cristo hasta el 220 después de Cristo), así, pues estamos hablando de una de las más antiguas razas caninas existentes. Acerca del lugar de origen se habla de Dha Let (Tai Leh), en la provincia china de Tung, aunque otras hipótesis barajan la posibilidad de que el lugar correcto fue la provincia de Fushan. Existen estatuas de esta época que nos pueden recordar a los Shar Pei con el rabo curvado y con una expresión similar a la que nosotros conocemos en la actualidad, pero vuelvo a repetir que esto son sólo hipótesis.

Acerca de la razas de las que el Shar Pei desciende tampoco se conocen con exactitud; se piensa con bastante certeza que el Chow-Chow es relativo al Shar Pei, en parte por su pigmentación en tono azulado en la lengua. Habitualmente se dice que sólo estas dos razas poseen esta característica, pero esto es erróneo ya que hay otras razas asiáticas no conocidad en el Oeste que también tienen similar pigmentación, otro animal con esta pigmentación es el oso polar. Orta raza que está vinculada al origen del Shar Pei es el Tibetan Mastiff, e incluso puede que alguna raza más de molosos esté también por detrás del Shar Pei.

También hay muchas teorías acerca de por qué los Shar Pei tienen la piel con arrugas; algunos dicen que la profusión de la piel en el Shar Pei vino dada porque se tendía a seleccionar ejemplares pequeños en talla pero con mucha sustancia. Por los pocos documentos que tenemos de la época de la dinastía Han también se puede decir que el Shar Pei, o uno de sus antecesores, como pudo ser el Dah-Let fighting Dog, fue usado como perro de pelea, con poderosos colmillos suficientes para rasgar la piel de su oponente, la cantidad y flexibilidad de la piel de los ejemplares sería también difícil de ser sostenida en la boca del oponente; la cantidad de arrugas era importante, ya que demasiadas arrugas y la piel se desgarraría con facilidad, así como pocas arrugas no darían al animal la suficiente protección. También era importante el tamaño de las orejas, el tamaño ideal era cuando la oreja era solo lo suficientemente grande como para tapa el pabellón auricular, ya que unas orejas grandes beneficiarían al perro rival. Esto no nos debe llevar a engaño acerca del carácter de los Shar Pei por su fama de perros de pelea, ya que también es conocido que los animales eran drogados para estimularlos a la hora de las peleas, así que la fama de los Shar Pei como perros problemáticos no es cierta; es más, son perros muy leales y cariñosos.

También se piensa que los Shar Pei fueron usados como perros de caza, utilizados en la caza del jabalí, así como también sirvieron como perros de guarda. En China cualquier perro que se use como perro guardián es denominado "fighting dog", es decir, perro de peles, y también tienen un poco su fama de perros "peleones".

Como ya dije antes, la existencia de documentos de China es mínima, se sabe que al decaer el imperio romano las rutas comerciales con China se rompieron y esto hizo que desaparecieran más documentos. Después de esto el emperador Yuan, de la dinastía Mongol, sabiendo que iba a ser asesinado mandó prender fuego a los 140.000 libros que poseía, destruyendo con ello una valiosísima información; esto fue en los años 12601368; desde estos años el 1644, aproximadamente, el desinterés por todas la razas caninas llevó a disminuir en gran número los ejemplares caninos en el país (no sólo del Shar Pei, sino en todas las demás razas).

Se dice que la historia de la raza puede comenzar con la dinastía Han en China (206 antes de Cristo)

En esa lucha por su supervivencia se desarrollaron las características especiales de la raza. Piel suelta, gruesa y áspera, es difícil que le produzcan una lesión en algún órgano interno, y estando sujeto por una mordida de su contrincante puede resolverse y hacer presa. De ello se deduce la importancia de las arrugas de la piel en el Shar Pei: son vitales para protegerle el cuerpo, como la gran papada lo es para protegerle el cuello. Los chinos inmediatamente vieron el potencial defensivo que esta piel ofrecía y mediante cruces selectivos lo desarrollaron y potenciaron sobre todo al adicionarle otra de sus características únicas: su pelo (corto, duro y erizado).

Un pelo que resulta muy desagradable al morder. Debe tener la textura y apariencia del terciopelo, pero a su vez ha de ser sumamente áspero al tocarlo, excepto en la zona de la cabeza. Es un pelo abrasivo, puede llegar a producir en las personas de piel sensible una pequeña alergia en las zonas de piel más delicadas. Un caso típico es: el perro apoya su cabeza sobre la zona interior de nuestro antebrazo; al poco tiempo notamos una pequeña irritación y la aparición de algunos puntitos rojos. No tiene ninguna importancia y no reviste ningún peligro, pero es una anécdota que nos revela hasta qué punto el pelo de este perro es especial. El Shar Pei tiene la habilidad de erizar el pelo en una pelea, lo cual le da un aspecto más voluminoso y peligroso; su tacto en ese momento es realmente desagradable.

Las orejas también han sido objeto de un proceso de4 selección, buscando la defensa. Son muy pequeñas; cuanto más pequeñas mejor. Cuentan que es herencia de un viejo Shar Pei, el cual, según dice la leyenda, tenía las orejas del tamaño de una uña del dedo pulgar. Su fin era evitar que en las peleas se las desgarraran. En la distancia es posible que las orejas del Shar Pei no sean visibles, ya que han de tener el tamaño justo para tapar el oído y estar muy pegadas a su cabeza.

Esta disminución fue el resultado de un cuidado proceso de selección.

Siguiendo con los mecanismos de defensa del perro, otra característica es su expresión facial: confunde a otros perros, su cara arrugada le da frente al resto de los animales una ventaja, no pueden interpretar sus gestos y no son capaces de predecir sus reacciones; ello, unido al olor característico de esta raza, sobre todo los cachorros, origina que en muchos casos el contrario opte por huir.

La lengua negra es otra característica importante, posiblemente debido a un origen común con el Chow- Chow. Estas dos razas tuvieron un origen común y tal vez fueran en el tiempo una única raza, para diferenciarla la lengua era muy importante. Los chinos creían que los perros de boca negra al ladrar ahuyentaban a los malos espíritus. Por ello buscaron encías, paladar y lengua negros.

Sus colmillos curvos, como pequeñas cimitarras, son un arma poderosísima; una vez que agarran es muy difícil que suelten. Como perro de guarda, la intimidación es mayor al ver los colmillos resaltando sobre una boca negra.

Otra característica del Shar Pei muy poco conocida es su gran capacidad de cicatrización, así como lo poco que sangra de las heridas. Heridas bastante profundas, que han necesitado bastantes puntos para cerrárselas, en siete u ocho días están curadas.

Bastantes años después los comunistas tomaron el poder sobre China. En este período los perros eran considerados como un lujo, de esta manera era complicado tenerlos. Mao Tse-tung hizo un decreto en el que los perros eran símbolo de las clases privilegiadas y ordenó una masiva exterminación, así que el número de ejemplares se salvó del exterminio fue mínimo. Sobre 1950 sólo unas pocos Shar Pei sobrevivieron; algunas se quedaron en China, pero la mayoría se lograron salvar en Hong-Kong, Macao y Taiwán.

La mayoría mantenidos como perros de trabajo y pelea. En los años sesenta algunos aficionados decidieron cambiar el ring de combate por el de exposiciones. Así llega al año 1973, en el cual un aficionado a esta raza, el señor Matgo Law, residente en Hong-Kong, pensó que al pasar esta colonia británica a manos chinas a final de siglo podría repetirse la historia.

Con el fin de proteger a una revista especializada de Estados Unidos. En su carta contaba la problemática del Shar Pei, enviada unas fotos y como punto final rogaba a las personas interesadas en sacar adelante la raza que se pusieran en contacto con él. No estaba muy convencido de la respuesta y prácticamente no tenía esperanzas en que le contestaran. Su sorpresa y alegría fue mayúscula: la respuesta fue abrumadora, recibió cientos de cartas de personas deseosas de sacar adelante la raza.

Pero si la operación de salvamento y el inicio de la defensa de la raza es obra del señor Law, el artífice, en Estados Unidos, fue el señor Ernest Albright. Estaba a punto de jubilarse y considerando seriamente la posibilidad de dedicarse a la crianza de perros. El Shar Pei le llamó la atención; decidió que ésa era su raza y empezó a trabajar. Para ello empezó a desarrollar una eficaz campaña publicitaria, una campaña tan eficaz que sus ecos todavía duran. Del Shar Pei se habla en la radio, en los periódicos, en la televisión; aparecen Shar Pei en los principales programas de televisión junto a destacadas estrellas de Estados Unidos. Se dan conferencias en clubes caninos, se da a conocer la raza entre criadores y jueces. Todo el mundo habla del Shar Pei, todo el mundo quiere tener un Shar Pei. Conjuntamente con esta campaña, en el año 1974 se desarrolla un eficaz programa de cría con el fin de difundir la raza.

Como podemos deducir, la llegada a Estados Unidos de este perro es cálida y entusiasta. A la novedad y el esnobismo se añade el hecho de que en esta raza se hace bueno el dicho de "conocerlo es quererlo". Solo hace falta ver a un cachorrito de esta raza y jugar un rato con él para poder apreciar en todo lo que vale su maravilloso carácter y comprender por qué las personas que han tenido o tienen un Shar Pei no desean tener otro perro de otra raza. El éxito alcanzado por la compañía publicitaria hizo que hubiera tal demanda de perros de esta raza que, junto con su exotismo, hizo que figurara en el libro Guinness de los Récords como el pero más raro del mundo.

Se crea el Chinesse Shar Pei Club of América como encargado de redactar el estándar de raza y registrar los nacimientos de cachorros, en espera de que sea reconocida la raza por el American Kennel Club, en cuyo momento todos sus archivos serían traspasados a él. El 4 de mayo de 1988 se admite que el Shar Pei pueda participar en exposiciones del American Kennel Club dentro de la clase Miscelánea. Por fin en el año 1992 se le reconoce como raza y los perros son inscriptos en el registro de sementales del A.K.C. En enero de 1994 la F.C.I publica el estándar del Shar Pei.

ASPECTO DEL SHAR PEI

El aspecto del Shar Pei chino siempre ha sido bastante desigual, aunque hay dos líneas que destacan, una llamada línea china, que son perros más esbeltos, más rápidos, más altos, con las arrugas menos gruesas, pero con la piel más suelta y el hocico más alargado. La otra , llamada americana, son perros más pequeños, más gruesos, de aspecto más pesado, con las arrugas más marcadas, el hocico más grueso y en general el pelo un poco más largo.

Ambas líneas se dan por igual en Estados Unidos, ya que, aunque se ha hecho un importante trabajo de selección, todavía hay una gran falta de homogeneidad: cada línea tiene sus ventajas y sus inconvenientes. De hecho los mejores cachorros suelen salir del cruce de una línea con la otra.

Lo que sí debe tener un Shar Pei, sea de la línea que sea, es una aspecto fuerte y compacto, con un perfil cuadrado.

Su cabeza ha de estar bien proporcionada, sin ser excesivamente grande, destacando en ella las arrugas de la frente. Estas arrugas son muy importantes y características de la raza. Representan el signo chino de la longevidad y son como la garra de un dragón.

El cráneo ha de ser redondo y grande en su base, pero plano y ancho en la frente. El stop ha ser moderado, dando paso a una nariz grande y ancha, preferiblemente de color negro (se permiten colores claros en perros de capa diluida).

El hocico, otra de las características de la raza, ha de ser ancho en la base y estrecharse ligeramente en la nariz. Los labios y parte superior del hocico son carnosos y dan origen a veces a un pequeño bulto encima de la nariz. Esta característica puede hacer creer al no conocedor que el cachorro tiene el hocico y los belfos adematizados.

Las mandíbulas son fuertes, la dentadura ha de ser completa, no se permite la ausencia de ninguna pieza, y ha de tener una mordida en tijera perfecta.

Sus ojos son oscuros, siendo indeseables los ojos claros y los que presentan signos de conjuntivitis. La función de los párpados no se ha de ver interferida por las arrugas.

Las orejas, como ya hemos dicho, han de ser pequeñas, con forma de triángulo equilátero, ligeramente redondeadas en sus puntas, que pueden estar erizadas y deben ir dirigidas hacia delante y pegadas a la cabeza. Las orejas erectas son muy indeseables.

El cachorro ha de tener su cuerpo lleno de pliegues. El adulto sólo ha de tener arrugas en ola cabeza y en la cruz y una hermosa papada.

Su cuerpo ha de ser cuadrado, con un pecho ancho y profundo, una espalda fuerte y recta, en la cual está fuertemente insertada la cola, que será llevada en alto y curvada en simple o doble vuelta. Dejando al descubierto el ano, que estará dirigido hacia arriba.

El andar del perro es libre, vigoroso y equilibrado, con los pies tendiendo a converger en una línea central cuando el perro se desplaza trotando.

El pelo del Shar Pei es corto, preferiblemente muy corto; se distinguen dos tipos de pelo: el horsecoat (capa de caballo), pero extremadamente corto, y el bruscoat (capa de cepillo), algo más largo, pero nunca ha de medir más de dos centímetros y medio en la cruz y nunca debe ser cortado.

El Shar Pei debe medir entre 48 y 58 centímetros, aunque el estándar especifica que si no llega a esta altura no debe ser penalizado en exceso. El peso oscila entre los 18 y 29 kilos.

En los colores de capa están todos aceptados; con la condición de que sea de un único color; se admiten sombreados. Implican descalificación los colores antigrados o moteados.

Como clasificación, los colores están agrupados en : Colores sólidos.-Pigmentados, con la piel y la máscara negra.

Negro uniforme, salvo los flancos, que pueden estar degradados.

Marrón más o menos oscuro.

Rojo, como el Chow-Chow.

Leonado o cervato más o menos oscuro, con los flancos a veces más claros.

Crema más claro, pero nunca blanco; las orejas y espalda pueden ser más oscuras, tendiendo al leonado.

Arena: Mezcla de pelos negros y leonados.

Colores diluidos.-Sin pigmentación negra, con la piel y máscara del color de la capa.

Azul: Es de un color azul-gris uniforme. Es un color extremadamente difícil y muy raro.

Chocolate: Entre chocolate con leche y chocolate negro, también es un color bastante raro.

Cinco puntos rojos: Variando del naranja oscuro al rojo en el color del pelo. Los cinco puntos rojos son: hocico, párpados, piel, almohadillas y ano.

Melocotón: igual que el cinco puntos rojos, pero más suave.

Arena diluida: Igual que el arena, pero sin pigmentar.

CARÁCTER

El Shar Pei es un perro chino; eso quiere decir que tiene un carácter algo especial: es un perro de un solo amo. No quiere decir eso que al resto de la familia la ignore, no; jugará con todos, en especial con los niños, a los que adora. Buscará la compañía de todos, pero habrá un miembro de la familia por el que sentirá una devoción especial.

Tiene un carácter un poco especial: es perro de un solo amo, aunque adora a los niños.

Es un perro poco molesto, poco ladrador; si ladra es que pasa algo. Muy adaptable, vive perfectamente en un piso. Poco le importa su marco de vida siempre que su amo le dé el afecto que se merece.

Se adapta a todas las situaciones, aunque acepta mal el estar enjaulado: ama la libertad. Eso no quiere decir que le tiene que dejar entrar en todas las habitaciones de la casa: entiende las restricciones y las aceptará, pero no acepta el estar confinado en un cubículo. Es un perro capaz de estar tranquilamente en casa y pasar a una gran actividad si la situación lo requiere.

Su actitud alerta, su carácter, su instinto de defensa, hacen de él un competente perro guardián. Su actitud ante los amigos que nos visiten puede ser al principio indiferente y luego amistosa, pero sin dejar nunca de estar en una actitud vigilante, presto a intervenir si cree que ocurre algo anormal. Si tiene que intervenir lo hará sin titubear, sin miedo; su fiereza en esas ocasiones es sorprendente.

Es bastante inteligente, y esa misma inteligencia hace que su educación sea algo diferente. La violencia está desaconsejada en casi todos los casos: el perro no responderá y estaremos aumentando su agresividad. Los mejores resultados se consiguen ganándose al perro con firmeza, con cariño, reprendiéndole si hay que hacerlo y premiándole si es necesario. En los casos extremos, en los que sea necesario un castigo, cogeremos al perro por la piel a la altura de la nuca, se le levanta en el aire y se le zarandea algo, a la vez que se le dice un "No" rotundo; suele ser más que suficiente. No durará más de nuestra autoridad.

En casa con otros animales su comportamiento suele ser de total indiferencia. Siempre y cuando las presentaciones se hagan de manera adecuada. Normalmente lo olerá, le dará con el hocico y en un par de días lo ignorará totalmente.

Respecto al comportamiento con otros perros, es asunto que depende mucho del período de imprimación y sociabilización. Un perro bien sociabilizado, que de cachorro ha estado con otros perros de distintas edades, además de sus hermanos, normalmente no tendrá problemas. El primer día habrá un escarceo más o menos fuerte para buscar su puesto y luego respetar esa jerarquía a la hora de comer, acariciar, etcétera, si no lo hacemos estaremos provocando celos, envidias e inseguridades y eso trae consigo riñas.

Este sentido territorial y jerárquico, que hace de él un buen guardián, también hace que no admita intrusiones de otros perro en su territorio: no permitirá la entrada de otro adulto de su sexo. Fuera de su territorio es un perro tranquilo, seguro de sí mismo y no suele buscar pelea, pero jamás se va a amilanar por una provocación; quiere esto decir que si otro perro le busca pelea, aunque sea un poco, se lo va a encontrar, no se va a acobardar sea cual sea el tamaño del oponente. En ese aspecto el Shar Pei no teme a nada, y además le va a guardar rencor durante tiempo.

Es muy importante que los cachorros desde su más tierna edad estén es contacto con otros perros y jueguen con las personas, su carácter dominante se ve equilibrado y resultan entonces unos maravillosos compañeros, muy sensatos, juguetones, fieles guardianes y defensores de sus amos. Está más que comprobado que los cachorros son los que crecen entre niños y otros cachorros son los perros que de adultos tienen el carácter más equilibrado.

El Shar de Pei ama el sol; después de estar jugando con su amo lo que mas le gusta es estar tumbado al sol. Déjelo que lo haga, le viene bien; el único inconveniente es que el perro decolora, la lengua azul se le puede poner lavanda y el color negro se pone rojizo, como oxidado; en colores crema se aclara un poco; es natural y el estándar lo contempla. Es una característica mas del perro.

CUIDADOS

El Shar Pei es un perro rustico y duro, un ejemplo que ilustra su capacidad y rusticidad es el siguiente: enviamos una perrita con cinco meses a Burgos; a los dos días recibo la llamada de su nueva dueña contándome que se les ha perdido en el monte por la noche. Habían ido en coche y era la primera vez que la perra salía a esa zona; para complicar mas la cosa había estado toda la noche nevando. La daba por perdida del todo, pero que avisara al banco de datos por si acaso alguien la encontraba. A los dos días me vuelve a llamar: la han visto en el monte, no deja que se acerquen y sigue nevando. Abreviando, con ayuda de otro perro consiguieron que se acercara y la recuperaron. La perra pasó cuatro días y sus noches en el monte nevando; sobrevivió sin problemas, lo cual implica un instinto de supervivencia muy grande (tuvo que cazar, buscar cubil para dormir, etc).Dicen que Shar Pei no sirve para nada, que es un perro de adorno, pero yo pregunto: ¿Qué cachorro de esa edad, acostumbrado a la vida familiar, lograría sobrevivir a esa condiciones?.

Se ha hablado mucho sobre los problemas del Shar Pei. Mi experiencia particular es que un Shar Pei bien cuidado, bien alimentado, haciendo ejercicio y llevando una vida normal, no tiene más problemas que los que pueda tener cualquier perro.

Se dice que la piel se les llena de llagas; los míos jamás las han tenido. Dicen que la piel de la parte internas de la arrugas se ulcera, pero la arruga no es algo fijo, es la piel que le viene al perro digamos dos o tres tallas mayor; la arruga, pues, es algo que se mueve como una tela que estuviera flotando al viento; las arrugas no son fijas, la piel se airea por igual y no ha lugar de esos problemas que se cuentan por personas que jamás han tenido un Shar Pei.

Si se ha detectado en algunos Shar Peis un problema en el pelo. Este se les cae formando ronchas; parece sarna pero no lo es. El animal no se rasca, está contento, come normal, pero el pelo no está en buen estado. Según estudios realizados por criadores americanos, parece ser que la causa es una alergia alimentaría debido a ciertos azúcares de remolacha y ciertas féculas contenidas en algunos tipos de cereales, en especial algunos maíces. Usando un pienso de calidad ese problema no suele existir. Mi experiencia en este punto es muy limitada. El primer Shar Pei que tuve, una hembra, al llegar a casa presentaba esos síntomas; me puse en contacto con el vendedor, un veterinario que además tenía Shar Peis, y me dijo que es que mudaban el pelo así.

Realmente me extrañó que un cachorro con dos meses estuviera mudando el pelo. Pero en esa época de la raza. La perrilla comía comida casera y no quería pienso. Al cabo de un tiempo aceptó el pienso, se le arregló el problema y ni ella ni ninguno de los Shar Peis que tengo ahora (tengo siete) ni ninguno de los cachorros de las camadas que hemos criado ha tenido ese problema.

Cuidados del pelo, prácticamente ninguno. Una buena alimentación (algo primordial) y ejercicio (mis perros andan todos sueltos por el jardín). Bañarlos cuando estás sucios con un jabón neutro y frotando con guante de crin. A las perras que están criando se les puede suplementar la alimentación con leche semidescremada, levadura de cerveza y germen de trigo. Cuando están mudando el pelo se les cepilla con un guante de puntas de goma.

No conviene abusar de los baños; la piel del Shar Pei es muy grasa, pero sin embargo el pelo no lo es. Precisamente esa grasa es la confiere, sobre todo a los cachorros, ese olor peculiar distinto al de los demás perros, un olor que se acentúa en situaciones de estrés y ejercicio violento. El baño en exceso puede originar una sobreproducción de grasa, con lo cual, además de acentuar el olor puede producir taponamientos en los poros y provocar pequeños granos infectados tipo acné, pudiendo llegar a producirse algún forúnculo. Pero, repito, si se les baña solo cuando sea necesario, con un jabón neutro o un champú apropiado, no tendrán el más mínimo problema.

Al ser un perro que tiene los oídos tapados por las orejas conviene limpiárselas con cierta frecuencia para evitar infecciones. Igual que haríamos con cualquier perro que tenga los oídos tapados.

En condiciones de contaminación acusada, viento fuerte, polvo, etc, los ojos y sobre todo los de los cachorros, pueden lagrimear e irritarse: limpiándoselos y aplicándoles un colirio suave en los casos más fuertes estará resuelto el problema.

El Shar Pei es un perro muy limpio, es una raza que prácticamente se autoeduca: si tiene un jardín o una terraza y deja la puerta abierta, en un par de días, en cuanto el cachorro coja confianza, saldrá fuera a hacerlo. De todas maneras tenga en cuenta que es un cachorro: todavía no controla bien sus esfínteres y alguna fuga será inevitable.

La educación básica puede iniciarse muy pronto, pero siempre planteándola como un juego. Si hace alguna travesura o entra en algún lugar que no desee, un "No" enérgico, acompañado, si es preciso, con un golpe en la pared o en el suelo con un periódico enrollado será suficiente. En un par de veces suelen aprender.


 

Agregados

El SHAR-PEI según la FCI:

 

COLOR: Todo color sólido es aceptable excepto el blanco. La cola y la parte interna de los muslos frecuentemente son de un color más claro. El sombreado más oscuro en el dorso y la parte de atrás de las orejas es permisible. 

Creo que esto es claro y no queda lugar para las dudas, la FCI no acepta Peis BLANCOS, señores un perro BLANCO, por más arrugado que esté, no es un SHAR-PEI !!!!!!!!

 

Hernán Valeriano
hernan@misharpei.com.ar
hernan@grafik1.com.ar

 

El Standard  para el Chinese Shar-Pei cambia en el 2001 !!!!

Estan por aceptar los Flowered....  los colores que no estaban aceptados.

El que no esta en la lista para ser aceptado es el ALBINO