Si tienes inconvenientes para ver este mensaje, puedes consultarlo en la red: http://www.todoperros.com/numero15.php

tienes inconvenientes para ver este mensaje, puedes consultarlo en la red: http://www.todoperros.com/numero18.php

Año 2- Número 19

Publicación Electrónica GRATUITA de www.TodoPerros.com
Esta publicación ha sido seleccionada para ser parte del proyecto NOVEDADES EN RED,
el principal Directorio de Revistas Electrónicas de habla hispana.
23.476 suscriptores

En esta edición...

Bienvenida
¡Humor de Perros!
El Perro de Presa Canario: Historia de esta maravillosa raza
- por Manuel Curtó Gracia
Libros recomendados
Etología: La edad adulta de Truco
- por Lic. Antonio Pozuelos Jiménez de Cisneros
Enlaces recomendados
Panel de Control: Archivo, Baja, Suscripción, Publicidad
Cierre

¡Bienvenidos!

Estimados amigos,

¡Este número trae SORPRESA!

Hemos preparado una oferta absolutamente INIGUALABLE, fruto de un par de ventajosos acuerdos logrados con empresas de diseño y de hosting, que dejará sin excusas a todo aquel que aún no tiene su propia página en internet.

¿En qué consiste la oferta?

Tu propia página web, incluyendo ...

diseño de la página, según modelos preestablecidos;
alojamiento de la página en servidores de última generacíón, ubicados en la ciudad de Houston (Estados Unidos), pago por 1 (uno) año;
registro en los principales motores de búsqueda (Yahoo, Google, Altavista, etc). Incluído alta inmediata en TodoPerros.com, el mayor directorio canino del mundo hispano.
contador de visitas, libro de visitas, página de links, etc.

Todo esto por sólo 200 dólares (aprox. 205 Euros) + un dominio ".com" de REGALO, pago por 1 año!


... ahora viene lo mejor!

Hasta el día 15 de Noviembre de 2002 inclusive, esta oferta se convierte en una SUPER OFERTA, porque puedes obtener todo esto por tan sólo 150 dólares (aprox. 154 Euros)!

Esta promoción es válida para todos nuestros suscriptores, sin importar país de residencia.

Si tienes interés en aprovechar esta INCOMPARABLE oportunidad, envía un mail a oferta150@todoperros.com con tu nombre y país de residencia, y te enviaremos todos los detalles de la oferta, formas de pago, etc.

NOTA: Debido a la particular situación cambiaria, ofrecemos a residentes en Argentina precios diferenciados en moneda local.


Ahora si, volvamos a la normalidad ...

¿... si nos cansaremos alguna vez de promocionar nuestros Foros? ¡JAMÁS!

Los foros son una de las más revolucionarias y útiles herramientas de la Internet. Visítalos y sabrás de qué hablamos!.

Aquí tienes un listado de nuestros foros ...

  Foros Generales Foros de Razas
  General
Agility
Alimentando a mi Perro
Etología
Derechos de los Animales
Perros "potencialmete" Peligrosos
Veterinarios
Adiestradores nuevo
American Staffordshire Terrier
Basset Hound
Boxer
Dobermann
Dogo Argentino
Golden Retriever
Labrador Retriever
Pastor Alemán
Rottweiler
West Highland White Terrier nuevo
Yorkshire Terrier
Haz click para ir a cada foro

NOTA: Estamos evaluando la posibilidad de crear 2 nuevos foros: uno sobre la raza Akita Inu, y otro sobre Mushing (trineos tirados por perros). Si te interesa participar en alguno de estos foros, escríbenos a foros@todoperros.com

¡Hasta la próxima!
Pablo D Carosone / Ramiro Allub Rey

¡Humor de Perros!

Colaboración de Srta. Amelia F. S. - Zaragoza - ESPAÑA

¡ A Y U D A A A A A A . . . .. !

Necesitamos fotos y chistes para la sección ¡Humor de Perros!. Por eso pedimos tu colaboración... estamos buscando las fotos más D I V E R T I D A S, esas generadoras de sonrisas instantáneas, y también chistes "caninos". ¡A trabajar! - Envíalos a chistes@todoperros.com

  VOLVER

Perro de Presa Canario: Historia de esta maravillosa raza.- Por Manuel Curtó Gracia (*)

Consideraciones Preliminares
Me parece conveniente hacer constar que este trabajo, que trata del origen -antiguo o reciente- del Perro de Presa Canario, a diferencia de otros aparecidos en algunas publicaciones, se ha elaborado ateniéndose a las referencias históricas relativas a los perros canarios desde los tiempos más remotos de los que se tiene noticia, hasta principios de los años setenta. Quiere ello decir que en todo momento nos ceñimos a la documentación real existente, y al conocimiento de la realidad Presa Canario de los últimos veinticinco años, fase tras fase y hasta el último detalle de sus avatares.

Y cuando las referencias históricas faltan, por inexistentes, basándonos en hechos históricos, en movimientos y migraciones poblacionales humanos y faunísticos ciertos, se exponen las hipótesis más lógicas, más convincentes, y por ende que más se ajustan, a nuestro entender, a aquel pasado del que tan poco se sabe y que tanto nos interesa.

Primeras noticias de perros en las Islas Canarias
Plinio fue quien la llama así (Canaria), por los grandes canes que en ella se encontraron al tiempo de la famosa expedición enviada por Juba II (rey de Mauritania), a quien le fueron llevados dos de estos animales. Esta etimología, aceptada por todos los autores que posteriormente comentaron aquel viaje, ha encontrado después serios impugnadores.

Indudable es que en estas islas no hubo perros de extraordinaria corpulencia, pues los capellanes e historiógrafos de Bethencourt, dicen expresamente: "Hay en ella cerdos, cabras y ovejas y perros salvajes que parecen lobos, aunque son pequeños" (Historia General de las Islas Canarias, de Agustín Millares Torres, t. I, libro IV, I.ª edición, 1975, Pág. 176). En el libro II, Pág. 134, de la misma obra leemos, "Mucho se ha discutido en averiguación de la verdadera correspondencia entre los nombres que los enviados de Juba dieron a las distintas islas y los que hoy llevan, disertación que, si bien es curiosa, no entraña esa gran importancia histórica que después ha querido dársele por algunos de nuestros cronistas. Indiscutible es que las dos islas principales se hallan designadas por los nombres de Canaria y Nivaria, circunstancia importante que aleja toda sospecha de falsedad y no permite dudas respecto a la exactitud de la narración de Plinio.

Puede asegurarse, no obstante, que las noticias recogidas por la expedición de Juba y transmitidas hasta nosotros por Estacio Seboso y Plinio han llegado truncadas y sin la debida correlación y enlace, ya sea por defecto de copistas infieles o por ignorancia de sus comentaristas". Y en la Pág. 135, donde el autor habla de los historiadores y geógrafos de marras, leemos, "Ya hemos visto que Juba, filósofo y naturalista en la acepción universal que entonces se daba a esta palabra, fue el primero que obtuvo las noticias más exactas sobre este Archipiélago, siendo evidente que desde su famosa exploración tomaron estas islas el nombre de Canarias, ya fuese por los canes "ingentis magnitudinis" de que nos habla Plinio, ya por otras diferentes causas según creen otros con mejor criterio".

Los Perros de los aborígenes Canarios
Juba II vivió desde mediados del siglo I antes de Cristo hasta el año 23 o 24 de nuestra era, y los primeros conquistadores arriban a Lanzarote en el mes de julio de 1402. Quiere ello decir que desde la muerte de Juba II hasta la llegada de Juan de Bethencourt y Gadifer de La Salle con su tropa (la mayoría españoles) a las costas Canarias, cuando toman posesión en nombre del rey Enrique III de Castilla, han transcurrido 1379 años. En todo ese tiempo... ¿qué cambios ha habido en la fauna doméstica de las islas? ¿Qué nuevas aportaciones por parte de navegantes mallorquines, genoveses, vikingos?.

Los capellanes de Juan de Bethencourt nos dicen que los perros de Canaria eran "... unos perros salvajes parecidos a lobos, pero son pequeños". Fray Alonso de Espinosa, en su libro Historia de Nuestra Señora de Candelaria, Pág. 114, refiriéndose a los perros que se comían los cadáveres de los guanches después de la matanza de Acentejo (norte de Tenerife) por parte de los conquistadores españoles, escribe: "Estos perros eran unos zatos o gozques pequeños que llamaban cancha, que los naturales criaban".

¿Pertenecían a un mismo grupo racial los perros de ambas islas, tenían un mismo origen?, ¿y a qué isla llegaron primero y cuándo?.

Dar por sentado que había perros en Canarias desde los tiempos de Juba II es mucho aventurar, pero lo que no admite discusión es el tamaño de los mismos: eran pequeños.

No mucho más que eso se sabe de los perros canarios anteriores a la conquista.

Origen de los perros de presa de las Islas Canarias
Inmediatamente después de iniciada la conquista, que corre a cargo de la corona de Castilla, se introduce en Canarias toda una diversidad de animales domésticos, y salvajes, hasta esas fechas desconocidas en el archipiélago. Los canes españoles son parte importantísima de esa fauna, con toda su diversidad racial, que cumplirán, en manos de sus propietarios, que día a día se van estableciendo en las islas que van conquistando, las mismas funciones que cumplían en el continente.

Los perros de presa eran utilizados por los carniceros, para el agarre de las reses vacunas en el momento de su sacrificio, y para la guarda de casas y haciendas. Nada sabemos de si se les empleó para dar caza al ganado cimarrón de los aborígenes.

Nada se sabe del fenotipo de aquellos perros de presa, ni de qué manera evolucionaron en Canarias a través del tiempo por el mestizaje o por otras razones, la adaptación al medio, el clima, etc. Nada se sabe con precisión de su tamaño, nada de sus capas. Esa es la verdad.

En estas dos ultimas décadas se ha hablado, y escrito, de la influencia que ejercieron los perros de presa ingleses en los perros de presa canarios. Yo fui el primero en exponer esa tesis (año 1982). Luego, con más conocimiento de la historia de Canarias, defendí el origen español de las distintas razas caninas introducidas en las Islas Canarias desde los primeros momentos y en la medida que éstas eran conquistadas y colonizadas. Y así se mantuvieron hasta finales del XIX, sin más influencias genéticas que las derivadas de las importaciones periódicas de la España peninsular.

En su Historia Natural de las Islas Canarias (Pág. 348) José de Viera y Clavijo (1731-1813) escribe: "En 1764 la rabia entra en las Islas traída por unos perros de España y se comunicó a algunos de Tenerife, después no se ha vuelto a repetir". En párrafo aparte el mismo autor escribe: " Los perros más comunes de nuestras Canarias son mastines, perros de pastor, podencos, perdigueros, pachones, dogos, perros de aguas, sabuesos, etc.". O sea, perros típicamente españoles.

Desde principios del siglo XV hasta mediados del XIX, las relaciones entre España e Inglaterra fueron de enemistad continua. Por esas razones, Canarias fue víctima constante de los actos piráticos de esa nación. Si bien las relaciones comerciales con ese país fueron muy importantes -en especial a partir de mediados del XIX- el contingente humano inglés residente en las Canarias fue insignificante.

Ya desde el siglo XVI la sociedad canaria estaba perfectamente consolidada, y era básicamente ibérica y exclusivamente de habla castellana. Los perros, el ganado vacuno, lanar, caprino, porcino, parte de la cabaña caballar, etc. eran de origen español.

Tras lo argumentado respecto a los perros canarios, me parece pertinente decir que la antigüedad del Bulldog Inglés, el Bullmastiff, el Bull Terrier, como tales razas no va más allá de finales del siglo XIX, quiere ello decir que fueron creadas mediante cruces en ese tiempo, con perros llevados de España en buena medida; y los setters, los cockers, los pointers, etc., no tienen otro origen.

Alguien podrá argumentar en contra que -en tiempos de Cesar- llevaron a Roma, para echarlos a pelear con los molosos del Epiro, a los sin par Pugnaces Britanii, de las Islas Británicas, claro está. Y uno dice que sí, que muy bien, ¿pero tienen algo que ver, guardan alguna relación, los mastines, los Bulldogs, los Bull Terriers, los Bullmastiff ingleses de nuestros días, con aquellos perros ingleses de hace más de dos mil años? Esa es la cuestión que hay que plantearse. Dado el conocimiento que sobre el origen de esas razas hoy se tiene, me inclino a pensar que ningún parentesco los une con aquellos perros de la época romana.

Así pues, no nos parece válida la tesis que da por cierta la influencia de los perros de presa ingleses en los perros de presa canarios antiguos. Está dentro de lo posible -pero no contamos con datos, referencias, relativas a perros ingleses que puedan inducirnos a dar por cierto semejante planteamiento- que algún que otro perro británico (atentos que no decimos inglés) acompañara a sus amos cuando venían a residir en canarias está dentro de lo posible.

Es más, es probable que trajeran incluso algún perro de tipo Stafford, que parece ser el can inglés de presa más antiguo, pero que de cuya antigüedad tampoco sabemos nada, o muy poco. En tal caso, de haberse dado esa circunstancia, ¿en qué medida pudieron influir esos perros en los canarios de presa, de ganado, podencos, de aguas, pachones, perdigueros, etc., etc.?

Más bien se me ocurre pensar en algo que hasta la fecha no se ha planteado, y es que de Canarias los ingleses pudieron llevar perros de presa a Gran Bretaña, lo mismo que los importaron de la España peninsular, (voy a dejar de lado el resto de las razas caninas canarias por no ser el objeto de este estudio) a saber en cuántas ocasiones, perros de presa que pasaron a engrosar el patrimonio canino de esa nación, influyendo a saber en qué medida en sus perros presa.

El Perro de Presa Canario en el siglo XX
Como vimos, Viera y Clavijo nos dice que "los perros más comunes en nuestras Canarias son mastines, perros de pastor, podencos, perdigueros, pachones, dogos, perros de aguas, sabuesos, etc.".

¿Cuántas de estas razas caninas existían a principios del siglo XX en Canarias? Hoy, finalizado ya el siglo XX nada sabemos al respecto. Los perros de aguas, los pachones, los mastines, los sabuesos, y los perdigueros se extinguieron, e ignoramos cuándo exactamente. Podencos, en cambio, hay muchos en las islas en nuestros días, y no cabe duda que en parte, sólo en parte -debido al mestizaje con podencos ibicencos, básicamente, que reiteradamente a lo largo del tiempo se han importado para refrescar las castas de podencos llamémosles autóctonos- descienden de aquellos podencos del siglo XVIII.

Respecto a los perros de pastor, es lógico deducir que de ellos desciende el Perro de Ganado Majorero, el llamado perro de ganado en las Ordenanzas y en los Acuerdos de los Cabildos de Tenerife y Fuerteventura. En el resto de las islas los perros de ganado desaparecieron también. Y respecto a los dogos, que menciona Viera, podría tratarse de perros de presa, que en dichos Acuerdos y Ordenanzas se mencionan reiteradamente, que a principios del siglo XX desaparecieron los pocos ejemplares que quedaban, sino antes.

A principios de la década de los 70, con absoluto desconocimiento del concepto de raza moderno, se hablaba en Canarias de perros de presa, de perros de la tierra (Gran Canaria), de perros de ganado (Fuerteventura), de perros bastos (norte de Tenerife), de bordones (derivación de Bulldog), de bardinos (berdinos por degeneración de bardino, en el norte de Tenerife), de verdugos (en Fuerteventura), y la palabra lagarteado se utilizaba para referirse a un can cualquiera de capa bardina, y esporádicamente saltaba a la palestra la palabra mastín, que algunos relacionaban (década de los 80 y primeros de los 90, en el norte de Tenerife) con los perros de presa. Lo cierto es que, cuando uno preguntaba acerca de esos canes y las diferencias raciales que pudieran existir entre unos y otros, el aficionado respondía de manera poco convincente, debido al poco conocimiento que sobre la materia tenía.

- Presas eran o podían ser aquellos ejemplares que un tiempo atrás se utilizaron para las pechadas (peleas);
- el perro de la tierra era parecido al Perro de Ganado Majorero, y como a éste, se le utilizaba para el manejo del ganado y para la guarda (Gran Canaria).
- El perro basto (norte de Tenerife) era todo perro de cierto volumen (del tipo que fuera y en contraposición al perro fino, de caza, o podenco) apto para la guarda.
- Bordón era todo aquel can mestizo de presa en el que predominaba la sangre de Bulldog Inglés.

Y según la isla y el conocimiento de los canes en general de los humanos que a ellos se referían, bajo la denominación de bardino podían entrar todos aquellos ejemplares de capa bardina procedentes de Fuerteventura (perros de ganado o mestizos de éstos con cualquier otro can), o de presa, no importaba el cruce del que descendiera (en el norte de Tenerife verdino). Y verdugo (Fuerteventura) era cualquier perro de capa bardina o semejante. En Extremadura, entre ganaderos, este término perdura, y en algunos países hispanohablantes, lo cual quiere decir que es palabra de raíz antigua en España.

A finales de la década de los 80 (siglo XX), dado el pobre resultado de mis investigaciones hasta ese momento respecto de los perros canarios de presa y de ganado, se me ocurrió la idea de elaborar un cuestionario de diecisiete preguntas que iba a formular a tres viejos peleadores de perros de Gran Canaria. Éstos eran, Francisco Saavedra Bolaños, Salvador Hernández Rodríguez, y Demetrio Trujillo Rodríguez.

La primera pregunta era:
"¿Recuerda la primera pelea de perros que ha presenciado en su vida?"
Responde Francisco Saavedra Bolaños:
- "Sí, el Muchacho, de capa bardina, con el perro negro llamado Negro. Tenía yo catorce años. El negro era un perro de ley".
Segunda pregunta: ¿En qué año fue?
- "En 1928"
Tercera pregunta: ¿Cómo eran aquellos perros?
- "No eran los perros de presa canarios antiguos".
Décima pregunta: ¿Recuerda usted el último perro de presa canario típico? Descríbamelo, por favor.
- "El presa de la tierra era grande, con muchas bembas (belfos), con mucha cabeza y mucho pecho. Tenía tantas bembas que decían que se las cortaban para poderlos pelear. Tenía yo cuatro años, o cinco, cuando vi dos. Decían que eran los de la tierra de verdad. Eran macho y hembra, y eran hermanos. Los tenían Marcos Mendoza y Antonio Enríquez".

Salvador Hernández Rodríguez a la primera pregunta responde:
- "Sí, en el Casino de Armas. Pelearon el Asesino y el Tigre, dos cruzados de Bulldog (inglés). Los dueños eran Ramón el de Bañaderos y Juan Barriguilla, y el árbitro Juan Martín".
A la segunda pregunta responde:
- "Yo tendría 27 años, Ahora tengo 67. Así pues fue en 1949".
A la tercera pregunta responde:
- "El Tigre era muy ancho, y con una cabeza enorme. El Asesino pesaba cuarenta y cinco kilos, y era el mejor perro que he visto en mi vida".
A la décima pregunta responde:
- "Sí, el Molone, hijo de una perra del Conde de la Vega Grande. Era bardino oscuro. Pesaría 45 kilos. Con ese perro gané tres copas en las exposiciones organizadas por el Cabildo. Había exposiciones de cabras, de perros y de vacas.. Ese perro tenía mucha cabeza y mucho pecho".

Demetrio Trujillo Rodríguez a la primera pregunta responde:
- "Tenía yo ocho años".
A la segunda pregunta responde:
- "En 1936".
A la tercera pregunta responde:
- "Eran unos perros bajos, anchos y cabezudos".
A la décima pregunta responde:
- "No recuerdo el perro de presa canario. En aquellos años ya todos eran cruzados".

Por la tradición oral sabemos que efectivamente los presas canarios eran más bien bajos, anchos y de cabeza voluminosa.. Francisco Saavedra dice con muchos belfos. Un dato muy importante es el peso, 45 kilogramos. Quiere esto decir que era grande pero no en exceso, grande para la época diría yo. ¿Pero eran ciertamente esos presas descendientes de los presas de siglos pasados? Como no podemos responder por falta de datos, en el aire dejamos la pregunta, que lo más seguro es que nunca pueda ser respondida.

A la octava pregunta ( "¿Qué cruces con razas foráneas se realizaban en aquellos años?"), los tres entrevistados respondieron lo mismo: "Con Bulldog, con Bull Terrier, y con Gran Danés".

Bien, estas tres razas (dos inglesas y una alemana), ¿desde cuándo se cruzaban para obtener perros para la pelea? Y otra pregunta realmente importante. ¿Cuándo empiezan las peleas de perros en Canarias?

Es muy probable que los dogos alemanes llegaran a Canarias una vez finalizada la segunda Guerra Mundial, no antes, de la mano de huidos alemanes nazis que arribaron a las islas en busca de refugio.

No hay referencias históricas, tradición oral, algo que nos induzca a pensar que en siglos pasados se pelearan perros en Canarias, por consiguiente cabe pensar que esta práctica, que gozó de cierta popularidad entre las clases más humildes de los años veinte hasta su prohibición (años cuarenta), en Gran Canaria y Tenerife, fuera importada de Inglaterra. No afirmamos nada puesto que nada sabemos al respecto.

Por otro lado es un hecho cierto que en Canarias nunca hubo peleas de perros organizadas, y fueron mucho menos frecuentes de lo que pueda parecer.
"No había peleadores de perros en aquellos años -nos dijo Francisco Saavedra cuando lo entrevistamos-. Había gente que tenía un perro y que lo peleaba con otro que tenía otro señor". Y "no se apostaba dinero. Íbamos a ver cuál era el mejor. Eso era todo". Y ante la pregunta, ¿De qué vivían los peleadores?, respondió "de las labores del campo". "Del Campo -respondió Salvador Hernández-. Éramos gente de poca economía, gente pobre. La gente importante casi nunca se ocupaba de estas cosas. Sus aficiones eran otras". Y Demetrio Trujillo: "Éramos trabajadores del campo".

En aquellos años también se celebraban peleas de carneros. Como éstas, las peleas de perros pudieron surgir naturalmente entre la población campesina autóctona, no necesariamente tuvieron que ser importadas. Las peleas de perros canarias en nada se asemejaban a las inglesas.

Los Cruces
Una vez desaparecidos los presas canarios autóctonos, de origen español, y dado el auge de la afición a las peleas de perros, los peleadores echan mano del Bulldog Inglés, del Bull Terrier y del Dogo Alemán, del Perro de Ganado Majorero, del Mastín Español, y los cruzan con el fin de obtener productos adecuados para la pelea. En realidad el Perro de Ganado Majorero de la época era la base de muchos de aquellos cruces, por su rusticidad, aguante y bravura. De ahí que muchos ejemplares tuvieran la capa bardina oscura. Está claro que en aquellos años no todos los perros de ganado majoreros eran bardinos, los había negros, arena, manchados en blanco, etc. También se cruzaba con los perros de la tierra (Gran Canaria), que "era parecido a un perro majorero, pero quizá más grande", nos dijo Salvador Saavedra Bolaños, en la entrevista que con él mantuvimos.

De las distintas capas de los presas canarios antiguos poco sabemos. Parece ser que la capa bardina era la más común.. De la capa de los presas producto de cruces de los años veinte se sabe algo, y de los treinta en adelante bastante más. Los perros de ganado majoreros y los perros de la tierra transmiten en un porcentaje muy alto la capa bardina, luego la capa negra y la arena, con manchas blancas en algunos casos. La capa blanca pudo ser transmitida por los Bull Terriers y los Bulldogs, la leonada por los dogos alemanes, y también la negra.. En aquellos años, y hasta los sesenta, la mayoría de los perros bardinos, negros, arena y leonados eran calzados, acollarados, corbatos, berrendos, y los blancos con manchas eran frecuentes.

A principios de los años setenta, presas producto de estos cruces ya casi no quedaban, ni en Tenerife ni en Gran Canaria. En las islas restantes desaparecieron en su totalidad. Como los perros de presa, la afición a ellos es también cosa del pasado. Algunos ancianos, viejos peleadores, recuerdan, en voz alta, con añoranza, para quien quiera oírlos, las gestas de sus perros de presa.

Los Presa Canarios modernos
A partir de los años 70 renace la afición a los perros de presa en Canarias, y como consecuencia, a las pechadas, en las que participan también, con sus perros (que nada tienen que ver con los del pasado, como ya se dijo) algunos de los viejos peleadores.

Para obtener perros de presa, el aficionado cruza distintas razas foráneas, como son el Bulldog Inglés, el Bull Terrier, el Mastín Inglés, el Mastín Napolitano, el Staffordshire Bull Terrier, el American Pit Bull Terrier, el Dobermann, el Bullmastiff, el Dogo Alemán, el Dogo de Burdeos, el Fila Brasileño, el Mastín Español, el American Bulldog, el Rhodesian Ridgeback, etc. En Gran Canaria, no así en Tenerife, se utilizó bastante el Perro de Ganado Majorero.

Las razas más utilizadas en Gran Canaria fueron, al principio y por orden de importancia, el Mastín Napolitano, el Dogo Alemán , el Mastín Inglés, y el Perro de Ganado Majorero. A partir de la década de los 80, el American Staffordshire Terrier y el American Pit Bull Terrier.

En Tenerife el Bulldog, el Bullmastiff, el Dogo Alemán, y algo el Dogo de Burdeos y el Staffordshire Bull Terrier. Ya en la década de los 90 se ha utilizado algo el American Staffordshire Terrier. El Rhodesian Ridgeback y el Fila Brasileño se han utilizado poco y sólo en Gran Canaria, que sepamos.

Consecuencia de estos cruces es la diversidad morfo-fenotípica en el Presa Canario de nuestros días. Nada fácil por consiguiente nos resulta su cría y selección cuando pensamos en un prototipo, el que se describe en el estándar. Para lograr el fenotipo aproximado (no decimos el ideal, siempre imposible de alcanzar en cualquier raza) que nos hemos fijado como meta es preciso que haya una constante genética en buena parte de la población de presas existentes con los que poder trabajar, circunstancia imposible de que se dé por las razones expuestas. De ahí que el espectador que acude a presenciar una Monográfica, o Especial, de la Raza, por poco entendido que sea en cuestiones caninas, se percata de la falta de homogeneidad entre los ejemplares allí presentes.

La solución a este serio problema (que se ha dado en la primera fase de muchas de las razas que hoy conocemos, perfectamente fijadas desde el punto de vista genético hoy), se irá resolviendo en nuestra raza poco a poco, con el tiempo, siempre y cuando se utilicen los ejemplares más cercanos al tipo estándar, robustos, sanos, en el más amplio sentido de la palabra, funcionales, etc. etc. Utilizar en la recría presas faltos de carácter, de equilibrio psíquico, pobres de estructura, prognatas, con ausencia de algún premolar, displásicos, atípicos, es un gravísimo error, que se comete con excesiva frecuencia.
_______________
(*)
Manuel Curtó Gracia es uno de los grandes estudiosos del Perro de Presa Canario y, sin duda, verdadero protagonista de la historia reciente de esta raza. Nacido en Viella (Lérida), viaja a Canarias en 1968, en 1970 se establece definitivamente en las islas. Su primer contacto con la raza fue en 1973.
En 1975 recibe como regalo su primer perro de presa canario, la cachorra "Piba". En 1977 logra su primera camada (Boby y Piba), iniciándose como criador. Publicó numerosos artículos sobre la raza en el diario El Día, de Tenerife, en el que colabora asiduamente, y en revistas especializadas.. En 1991 publica su primer libro "El Perro de Presa Canario, su verdadero origen"; su segundo libro, El Perro de Presa Canario, se publicará próximamente en cuatro idiomas, español, inglés, Francés, y alemán; la edición en versión española correrá a cargo de Editorial Hispano Europea.
Es un ferviente defensor del Presa Canario, abiertamente enfrentado al club oficial de la raza, responsable del cambio de estándar y de nombre (Perro de Presa Canario por el de Dogo Canario). www.irema-curto.com
Fotografías gentileza del Sr Manuel Curtó Gracia.

Enlaces relacionados
Criadores de Perro de Presa Canario
Clubes de Perro de Presa Canario
Standard de Perro de Presa Canario
Fotografías de Perro de Presa Canario

¿Te ha gustado este artículo? Si quieres escribir algún comentario o
compartir alguna duda, visita nuestros FOROS - Click AQUI

 
   

ETOLOGÍA: LA EDAD ADULTA DE TRUCO - Por Antonio Pozuelos Jiménez de Cisneros (*)

Si quieres leer los artículos precedentes de esta misma serie, haz clic [ AQUI ]

Si Truco o Kika han sido padres, podemos pensar que todos sus caracteres psicomorfológicos y conductuales han completado su normal desarrollo. Truco habrá montado hembras y Kika habrá licitado conductas típicas del imprinting maternal. ¡Ya son adultos responsables!.

Muchos especialistas pensamos que la madurez se manifiesta, entre otras cosas, por la aparición de problemas de conducta que, hasta ahora, estaban subyacentes.. Esta creencia es lógica si pensamos, por ejemplo, que el miedo que tenía Truco a las situaciones novedosas cuando tenía tres meses, era necesario para su supervivencia y fruto de sus cada vez mas amplias conductas exploratorias. Kika no tuvo claro su lugar en el escalafón de la manada hasta que a los seis o siete meses, acabó su periodo de jerarquización. Así, un sinfín de comportamientos casi tan complejos como los de los humanos, se nos mostraban en nuestro perro sin poder calificarlos de conductas anómalas. Ahora, cualquier comportamiento "extraño" de nuestro amigo, si puede serlo ya que su carácter está totalmente formado.

Por otro lado y, en un porcentaje excepcionalmente alto, todas estas conductas raras de Truco son adquiridas gracias a la ignorancia, dejadez, pasividad, antropomorfismo, inoperancia y carácter inadecuado del dueño.

Como supongo que este no es su caso y que los problemas que presenta su animal son los lógicos de la convivencia, obviaremos en este artículo la clasificación, tipificación y tratamiento de las conductas anómalas de Truco. Esto no quiere decir que en su momento, no le dedique a usted, amable lector, varios artículos relacionados con el tema.
Partimos de la base de que Truco o Kika son normales, con sus lógicas manías, con su
espíritu perruno y con una buena integración en la manada de los también maniáticos humanos.

Truco, Kika y el cachorro humano
Entiendo que a ningún padre responsable se le ocurrirá dejar solo a sus hijo pequeño con un perro por mas confianza que tenga en este último sobre todo, después de ver como se portan algunos "canguros humanos" con los bebés ajenos. Pero si tenemos en cuenta las normas lógicas de seguridad y educación de ambas especies, la convivencia será muy beneficiosa sobre todo, para nuestro retoño.

Hoy les voy a contar un cuento en el que, de alguna forma, se refleja usted, su familia y su perro. Lo escribí en Navidad empujado por las múltiples consultas que recibí relativo a las dudas de muchas parejas sobre la conveniencia de criar a sus hijos con un perro.

CUENTO DE NAVIDAD
Un perro, en palabras de Javier Manteca, es un lobo que nunca alcanzará la madurez. Un niño, es un cachorro de homínido evolucionado que tarda casi dos décadas en conseguirlo. Ya que ambas especies estamos de alguna forma, unidos en la Evolución y que nos atan unos lazos superiores a los de cualquier otra, veamos en este pequeño cuento de Navidad, la realidad de la crianza conjunta de ambos cachorros.

Cuando el nuestro empiece a andar, el otro estará meando contra los árboles acabada su fase juvenil. Los instintos filogenéticos de perro en ese periodo, se habrán desarrollado con más celeridad que los del hombrecillo. El imprinting del can terminará antes que el del niño, el perro estará jerarquizado antes de que el pequeño vaya a la guardería y así, aparecerán un sinfín de desigualdades cronológicas en la crianza de ambos cachorros.

En países de cultura occidental, los Reyes Magos, Papá Noel o Santa Claus regalan cada vez con mas frecuencia, cachorros de perro a las familias recién visitadas por la cigüeña, con la sana intención de que se críen juntos; ¡que relación tan bonita y peligrosa para ambos mamíferos!.

Estamos en el seno de una familia media como la del autor o como la suya, lector. Papá; líder biológico por cuestiones de Testosterona y paternidad, Mamá; líder del territorio por rango y progestágenos. Hay un hijo de tres años que, como todos a su edad, es un pequeño tirano que demanda constantemente, recurso y juego de sus progenitores. En medio de esta "manada" aparecen simultáneamente, un cachorrito de perro y un hombre recién nacido. El primero, en tan solo 7 semanas, aprende a alejarse de Papá cuando está malhumorado, a buscar a Mamá cuando tiene hambre y a huir sistemáticamente de la fuente de conflictos que representa el tirano. El segundo, en ese tiempo, solo aprender a llorar con fuerza, para solicitar mas cuidados parentales de los que realmente necesita.

El perro le ha mordido al tirano
El cachorro ignora olímpicamente al pequeño humano que pasa el día entre los brazos de Mamá y la "caja" donde descansa de no hacer nada. El otro hombrecillo es el peligroso. Trata de sacarle un ojo con el afán cognitivo de averiguar que hay detrás, le introduce un palo en la oreja con el propósito de dejarlo sordo e incluso, le disputa el juguete o golosina que ambos especímenes se niegan a compartir. En el fragor de la batalla, el perro resulta aporreado y el niño mordisqueado. ¿Cómo te has atrevido a morder a Juanito?. El médico de urgencias aprecia unos inexplicables pinchazos en la delicada piel del tirano pero, Papá le aclara que su hijo ha sido mordido por un perro. ¡Drama social!.

El perro asusta al cartero
Han pasado cuatro meses. El bebé ya comienza a retorcer la oreja del perro cuando este se pone a su alcance. El tirano ha aprendido a no entrar en el cuerpo a cuerpo con el cachorro ya que este último ha desarrollado mucha habilidad en el combate mientras el humano solo ha aprendido a barajar la ecuación costes-beneficios. No obstante parece que se llevan mejor. Sus relaciones de jerarquía son mas adecuadas y la comunicación interespecífica se hace cada día mas fluida. Los dos aprenden a convivir y a desarrollar juntos los instintos lúdico-gregarios que todos los cachorros de mamífero poseen.

El cachorro ha aprendido cual es su sitio en la manada respecto a los líderes adultos y al informal tirano. El territorio inicial se amplía con el jardín. Un mundo de olores lo hacen irresistible para él y trata de permanecer allí todo el tiempo que puede.
Solo tiene un problema sin resolver. Periódicamente, un humano trastea en la valla y luego se va. El cachorro ya ha desarrollado la defensa territorial y no acepta el que, un buen día, el humano se empeñe en manipular algo que el perro considera propiedad de la manada. El portillo está abierto y el cachorro, con mas miedo que decisión, corre hacia él mientras ladra con un gruñido que apenas le sale del cuello. El hombre sale disparado y le cuenta al policía del barrio que un perro enfurecido ha tratado de destrozarlo. ¡Drama social!.

Ya está a la venta...
El Libro oficial de la Escuela Andaluza de Comportamiento y Adiestramiento Canino.
Una obra imprescindible para todos los amantes de los perros
¡HUTA! Libro de Etología
CLICK AQUÍ
para más detalles
AUTORES:
Antonio Pozuelos Jiménez de Cisneros, Jesús Guzmán y Curro Castillo

El perro mea el Prunus de Papá
Otros cuatro meses transcurren para la "feliz manada".. El bebé comienza a andar y, por supuesto, considera que el mejor taca-taca es el cachorro. Los mechones de pelo que le arranca cubren el suelo y Mamá se enfada como si el perro los tirara voluntariamente.

Papá se dirige a él y le habla como si realmente lo entendiera. El tirano discute y pelea con el cachorro a brazo partido. Ya no hay problemas de lesiones en la batalla porque el perro, no solo considera que el hombrecillo lleva siempre la razón, sino que encima, se la da.
El cachorro ya ve al tirano como a un pequeño líder y no está dispuesto, bajo ningún concepto, a enfrentarse con un aprendiz de hombre que, aparte de ser su amigo, es inteligente y con una capacidad infinita de inventar desastres de los que luego él será el responsable.
Últimamente, ha aprendido a levantar la pata para orinar sobre todo, cuando una perrilla, de la casa vecina, se pasea cerca de la valla. Siente una necesidad imperiosa de evacuar sus feromonas y marcar el territorio. Para este fin, nada mejor que un arbolito que Papá sembró recientemente en el jardín aunque la consecuencia es que el Prunus acaba secándose.
Mamá comenta en su círculo de amistades, un artículo que ha leído recientemente en el que especifican que la micción y/o defecación inadecuada es la segunda causa de eutanasia canina. ¡Mi perro acabará dejándonos sin jardín. ¡Drama social!.

El perro es un buen amigo de mis hijos
Después de unos meses, vuelve la Navidad. El Bebé cumple un año, ya anda solo y sabe el nombre del perro. Trastea los ojos, boca y orejas del animal pero con menos saña que el tirano.

El perro lo lame desarrollando de esa forma, un ancestral rito social, lo cuida como a un cachorrito de su especie y, sobre todo, le aguanta mas faenas que a un congénere.
Papá disfruta con su compañía y Mamá ha dejado de temer a los delincuentes callejeros cuando pasea con él por la calle. ¡Tiene a su perro para defenderla!. ¡Estoy segura que se dejaría matar por mí!.

El pequeño tirano y el perro han firmado un pacto de no agresión y respeto mutuo. El segundo participa de buen grado en todas las trastadas de su amigo aceptando, de buen grado, el castigo inherente, con culpa o sin ella.
El cartero se ha reconciliado con "la fiera" y cuenta a sus amigos, como el perrazo mueve la cola mientras él manipula el buzón de la valla.

Las ratas han abandonado el garaje y la puerta de la calle siempre está entornada. ¡En casa está nuestro perro!.
Al cabo de varias Navidades, se publica un estudio sobre la influencia positiva de los perros en la cría y educación de los niños. Papá lo lee mientras con aire despectivo sentencia: ¡eso ya lo sabía yo!. Mamá asiente con la cabeza y el tirano busca, con la mirada, la de su viejo amigo. El perro mientras tanto, lame las costras de las heridas del más pequeño de la casa.

He descrito, en este pequeño cuento, las situaciones corrientes en millones de bondadosas familias, que todos los años y, en cualquier lugar del mundo, aceptan un cachorrito como compañero de sus hijos.

Evidentemente y, según estadísticas recientes de sociólogos estadounidenses, la presencia de un perro en la vida de un niño, parece que disminuye las tendencias a las desviaciones de conducta en el futuro. Lo creo a pié juntillas pero....¿no será que las familias que adoptan a un perro tienen una capacidad para educar a sus hijos superior que aquellas en la que la convivencia con otra especie solo representa un grave problema?.

No sería imparcial si no aceptase el hecho de que hay perros que, por genética o manipulación, son capaces de poner en peligro la integridad física de los humanos. También asumo que, entre los hombres, hay especímenes que no respetan ni el derecho a la vida de los demás. Aún así y, mas aún en Navidad, sigo creyendo en el ser humano y en mis perros.

Si quieres leer los artículos precedentes de esta misma serie, haz clic [ AQUI ]
_________________
El Lic. Antonio Pozuelos Jiménez de Cisneros es Asesor y Terapeuta en Comportamiento Animal (Título propio de la Universidad de Granada - España); Estudió Etología en la Facultad de Ciencias (Universidad de Granada - España); es Presidente de AEPE (Asociación para el Estudio del perro y su Entorno); Jefe del Departamento de Etología aplicada al perro. Co-autor del libro HUTA (Texto oficial de la Escuela Andaluza de Comportamiento y Adiestramiento Canino).

Enlaces relacionados
Asociación para el Estudio del Perro y su Entorno (AEPE)

¿Te ha gustado el artículo? Si quieres escribir algún comentario o
compartir alguna duda, visita nuestro Foro de ETOLOGÍA- Click AQUI

ENLACES RECOMENDADOS
Sitios y recursos en la red que seleccionamos por su utilidad, interés o por el simple hecho de ser nuestros amigos... :-)

RescateCanino.com Sitio sobre rescate canino en catástrofes, de Jaime Parejo García, reconocido experto, crador del Método Arcón.

Mushing Club de Chile Interesante sitio con mucha información sobre este apasionante deporte.

Kennel Club de Bolivia La cinofilia boliviana ha llegado a Internet! Se ha inaugurado el sitio oficial del Kennel Club de Bolivia.