Año 1 - Número 4
Publicación Electrónica de www.TodoPerros.com
Esta publicación ha sido seleccionada para ser parte del proyecto NOVEDADES EN RED,
el principal portal de propietarios de Newsletters de habla hispana.

En esta edición...

Bienvenida
¡Humor de Perros!: Temeridad Felina
El San Bernardo: historia de la raza suiza más famosa
Etología: Mi querido adolescente -
Por Lic. Antonio Pozuelos Jiménez de Cisneros
Acupuntura Veterinaria -
Por Dra. Adriana Inés Moiron
Calendario de Eventos y Exposiciones
Enlaces recomendados
Colabora con nosotros
Publicidad
Altas y Bajas/Anuncios varios

¡Bienvenidos!

Comenzamos este número pidiendo disculpas a todos nuestros lectores por la demora en recibir este cuarto número de TodoPerros. Este ejemplar debió haber sido enviado hace casi una semana, pero un inconveniente con la empresa encargada de realizar la distribución nos privó de llegar a vuestras casillas de correo en la fecha prevista.

¿Han oído el dicho: "... más raro que ver una encuesta sobre fantasías sexuales en una revista de perros"? ... espero que no, porque .... justamente hay algo que les quiero comentar.... (...mmmm .... a ver cómo se los digo...) ... interesante y divertido:

Una científica española nos ha pedido ayuda para un trabajo que está preparando sobre las fantasías sexuales, para lo cual necesita no menos de 4.000 encuestas.

Esta encuesta es absolutamente anónima, y no les llevará más que un par de minutos completarla, y les aseguro que se sorprenderán (¡en especial quienes llevan muchos años de casados! :-).
Para ver más detalles de la encuesta presiona [ Ir a la Encuesta ]

... bueno, ¡han visto que era original e interesante!

Ahora volvamos a lo nuestro...

¡Cuántos eMails! Es increíble la cantidad de correos electrónicos que recibimos... miles cada quincena, lo cual es profundamente gratificante y nos motiva a seguir trabajando cada vez mejor. Aunque inevitablemente se producen demoras, hacemos hasta lo imposible para responder a todos los mensajes.

Para finalizar, nuestro ya habitual pedido de ayuda para difundir esta revista electrónica, invitando a colegas, amistades, alumnos, etc. a suscribirse, o reenviándoles este eMail.

¡Muchas gracias!
(¡en especial por colaborar con la encuesta!)

Pablo D Carosone / Ramiro Allub Rey

El San Bernardo: Historia de la raza
El origen del San Bernardo está íntimamente relacionado con el paso montañoso, el monasterio y el hospicio homónimos..

Historia del Gran Paso de San Bernardo
En el año 57 antes de Cristo, en emperador romano Julio Cesar intentó someter a las tribus alpinas y asegurar un pasaje sobre los Alpes. Sin embargo, no fue hasta los años 7 o 6 antes de Cristo, bajo el mando de Augusto, que eso sería posible.

El Gran Paso de San Bernardo no era más que un pequeño sendero, hasta que en el año 43 de nuestra era, por órdenes del emperador Claudio, fue ampliado para permitir el paso de carruajes, y le fue dado el rango de "Camino Imperial".

Un pequeño templo en honor a Júpiter (Jovis Pater) fue construido sobre el paso, a casi 2500 metros sobre el nivel del mar, al cual le fue anexado un pequeño hospicio para alojamiento de los viajeros. El paso e
ra el cruce más importante de los Alpes, además de ser el camino más corto para llegar a la última conquista romana: Britannia. En honor a Júpiter, la montaña fue rebautizada "Mons Jovis".

Hacia el año 500 de nuestra era, tras varios ataques de tribus germánicas, el paso fue perdiendo importancia, y fue poco transitado por varios siglos.

Durante la época medieval recobró algo de su protagonismo, aunque estaba plagado de ladrones que emboscaban a los viajeros.

Según la leyenda, el monasterio fue fundado hacia el año 1050, por Bernardo de Montjou, diácono de Aosta, quien fuera canonizado en 1123.

Décadas después, cuando ya el paso era conocido como Mont-Joux, comienza a recobrar su antigua importancia como camino obligado para los peregrinajes a Roma.
Es recién en el siglo XVI que al paso, al monasterio y al hospicio se les da el nombre de San Bernardo.

Teorías acerca del origen de la raza
Algunos investigadores coinciden en que el San Bernardo desciende del "Moloso" romano, un perro supuestamente descendiente del Martín Tibetano. De las alturas del Tibet, se cree que con los siglos esta raza se ha ido introduciendo en India y Nepal, hasta llegar a Babilonia y Asiria. Supuestamente Alejandro Magno lleva Mastines Tibetanos a Grecia, donde sirvieron como origen de los Molosos.

Otros historiadores, en cambio, defienden la hipótesis de que fueron los Fenicios quienes llevaron a esta raza desde Asiria (1200 - 1100 antes de Cristo) hacia los actuales Líbano, Siria y Chipre, y al establecer colonias en las actuales Sicilia, España, Francia y Gran Bretaña, hicieron de esta raza el ancestro del Perro de Montaña de los Pirineos en España, el Dogo de Burdeos en Francia, el Mastiff en Gran Bretaña y el San Bernardo en Suiza.

Otras teorías sugieren orígenes muy diferentes, y se basan en que todas las ilustraciones griegas y romanas conocidas muestran al Moloso como un perro grande, musculoso. En cambio, la cola rizada y el color oscuro de los perros de Asiria nunca son descriptos por griegos o romanos.

Incluso el Prof. Hauck, un experto en historia canina, respalda esta teoría y afirma: "No puedo aceptar las antiguas historias acerca de la relación entre los grandes Mastines de Asia y los de Europa. No hay ilustraciones ni pruebas osteológicas concluyentes". Sostiene que los Mastines de Europa evolucionaron de los perros del Neolítico.

Como vemos, la ausencia de pruebas objetivas y concluyentes nos impiden establecer el origen de la raza con razonable certeza.

El Hospicio de San Bernardo
Los primeros perros llegan al hospicio entre 1660 y 1670, como perros de guarda.
Las referencias escritas acerca de los perros del hospicio datan de 1703, y en 1707, según los registros, se pierde uno de los perros en una avalancha.

En 1774, M. J. Burrit escribió sobre el hospicio y sus perros, y por primera vez describe el trabajo de los monjes auxiliando viajeros y peregrinos extraviados, y la invalorable asistencia de los perros del hospicio, quienes aportaban su notable desenvolvimiento en la nieve y sentido de orientación.

Durante los más de 200 años que los perros sirvieron en el Paso de San Bernardo, se cree que fueron rescatadas unas 2.000 personas.

Acerca del legendario barril de licor sujeto al cuello de los San Bernardo, se cree que un alpinista de apellido Meissner es quien primero lo describe, en 1816, y luego el famoso pintor inglés Edwin Landseer, en 1850, aunque los archivos del hospicio nunca lo mencionan.

Hacia 1860, Heinrich Schumacher, un carnicero de Holligen, cerca de Berna, comienza la cría de San Bernardos, y dos años después envía varios ejemplares a Gran Bretaña, Rusia y Estados Unidos. El fue el primero en usar un "Stud Book", creando el Schweizerische Hundestammbuch, (libro de razas suizo), en febrero de 1884. Se le puede considerar el primer criador formal de la raza, y un gran número de los San Bernardo de nuestros días son descendientes de sus perros.

El 15 de marzo de 1884 se funda el Schweizerische St. Bernardsclub (Club Suizo de San Bernardo), en la ciudad de Basilea.

En 1872, Alemania establece su propio Standard, pero no reconoce el nombre San Bernardo, sino que los llama Alpenhund (Perro de los Alpes), hasta que en 1887 reconoce el Standard suizo.

De los centenares de perros que sirvieron en el hospicio, Barry (1800-1814) es sin dudas el más famoso. Una leyenda iniciada presumiblemente a fines de 1860, da cuenta del heroico rescate de 40 viajeros perdidos, hasta que el último de ellos lo confunde con un lobo y le da muerte. Aunque esta historia es falsa, ha sido reproducida por decenas de libros y revistas, contribuyendo a acrecentar notablemente la fama del San Bernardo.

Agradecemos al Naturhistorisches Museum der Burgergemeinde (Museo de Historia Natural de Berna - Suiza), y al Dr Marc Nussbaumer por la información y las imágenes suministradas.

Enlaces relacionados:
Estandar de la raza
Criadores de San Bernardo
Clubes de San Bernardo
Perros Famosos: Barry

MI QUERIDO ADOLESCENTE - Por Antonio Pozuelos Jiménez de Cisneros (*)

(Ver artículos precedentes de esta misma serie)

Nuestro buen Truco ha comenzado a cambiar la boca de cachorro por la definitiva, sus conductas lúdicas y de exploración son cada vez más intensas, el miedo a lo desconocido hace que sus cerdas dorsales se ericen con frecuencia ante una situación novedosa, y su carácter ya es más que un boceto. ¡Está entrando en su periodo juvenil, es todo un adolescente!.

Todos los humanos que hemos pasado este periodo, lo recordamos como un desastre en cuanto a sentimientos, problemas familiares, cambios morfológicos y aparición de amores no correspondidos. Además, los hombres, en ese periodo echamos la barba, peleamos con los amigos en un lícito intento de competición y nos enfrentamos al sistema legalmente constituido. Las mujeres menos afectadas por la Testosterona y más por la Progesterona, realizan los primeros intentos fallidos de selección sexual, muestran menos impulsos que los hombres de abandonar el territorio y discuten más con sus madres para tratar de subir en el escalafón familiar.

Nuestros padres, en esa época, se ven en la obligación de enderezar al "arbolito joven" para evitar que se tuerza y son capaces de darnos el cachete que no nos habían suministrado hasta la fecha.. Realmente, nuestra biología de mamífero es la responsable de casi todo el desastre. ¿Por qué no iba a pasar lo mismo con nuestro cachorro de perro?.

Jugando a cazar
El primer instinto que licitará nuestro perro con más intensidad, será el de la caza. Es lógico si pensamos que depende de ella para obtener recurso, resolver la supervivencia y elevar su tasa de aptitud. Caeríamos en un grave error si pensamos que podemos enseñarle algo en esa materia y pasaría lo mismo si opináramos que, porque sabe hacerlo, no es necesario que se la estimulemos. No olvidemos que es un depredador y que necesita para desarrollar su capacidad psicofísica, aumentar su habilidad venatoria instintiva.

Para ese menester debemos utilizar un trapo de gamuza, una piel de conejo enrollada o un mordedor tierno. Su boca está muy débil como para que le demos tirones y nuestro proceder debe consistir en arrastrar el trapo por el suelo atado a una cuerda y simular que "la presa" está viva. Digo que lo haga por el suelo porque nuestro Truco desciende de cazadores de herbívoros y no de pájaros. Cuando note que está suficientemente motivado, deje que "mate " a la presa y se la lleve ganando, de esta forma, una pequeña batalla que elevará su autoestima de predador. Es muy importante el que, después de este juego, el trapo desaparezca hasta la sesión siguiente. Si realizamos con corrección y a diario este juego, tendremos mucho ganado a la hora de adiestrar a nuestro amigo.

Modelando el instinto de supervivencia
Si ya come en armonía con los demás miembros de la "manada", caza y respeta las jerarquías, juega y se "codea" con el Superalfa, es el momento de enseñarle a evitar la depredación. En libertad, esta evitación consistiría en medir sus fuerzas antes de entrar en combate, resolver en poco tiempo, si vale la pena enfrentarse o retirarse, desarrollar toda su capacidad de comunicación agonística (1) y finalmente, en correr más que el depredador si decide que este es más fuerte que él. ¿Realmente puedo creer que estoy en condiciones de enseñar todo eso a mi cachorro?. ¡Ni falta que hace!. Todo eso se lo deben explicar los "especialistas", es decir, sus compañeros adultos.

He visto a muchas personas que se reúnen para pasear y dar juego a sus perros, evitar el contacto de sus cachorros con otros perros adultos por miedo a que los primeros, sufran una lesión. Excepto algunos individuos especialmente peligrosos o "manipulados", no hay perro adulto capaz de atacar en serio a un cachorro y, mucho menos, de llegar hasta el acto final de agresión..

La parafernalia de revolcones, gruñidos y carreras no es más que una lección de socialización interespecífica beneficiosa para el aprendizaje del que, en su día, será un Alfa pero que hoy no es más que un adolescente pretencioso.
Recomiendo rotundamente, el socializar a nuestro cachorro con otros perros adultos de cualquier sexo.

Descubriendo el mundo
Hay quien mantiene la tesis de que un cachorro no debe abandonar el territorio familiar hasta que haya completado el periodo vacunal. Si extrapolamos esa creencia al ser humano, resultaría que los niños, que no acaban esta fase hasta los doce años, no deberían salir a la calle y, mucho menos, ir al colegio o guardería. Yo pienso que, si el calendario de vacunas es el correcto, nuestro cachorro no estará expuesto mas que nuestros propios hijos al contagio de enfermedades.

Debemos enseñar nuestro mundo al buen Truco. Con cuatro meses debe saber cual es el entorno del territorio exterior y acostumbrarse a oler humos de gasolina, asfalto y cualquier agresivo químico. Debe adaptarse al caminar "caprichoso" de los humanos que casi nunca utilizan la línea recta en sus desplazamientos. Los pequeños depredadores humanos tratarán de acariciarlo o lisiarlo, las solícitas hembras adultas le hablarán en tono alto y timbre agudo y los machos viejos le suministrarán una patada si estorban en su camino. Todas esas pruebas, en compañía de su Alfa, son tremendamente beneficiosas para su adaptación al medio.

Los bondadosos dueños serán el escudo de estas "agresiones", un escudo que no podrá detenerlas pero si amortiguarlas. Piense el amable lector que su perro tampoco desea vivir en una urna. Necesita desarrollar su
aprendizaje súbito (2) y para eso, nada mejor que recibir información mas o menos molesta, de cualquier agente de interacción.

Trate de que su perro, en esta edad, se acostumbre definitivamente a ver en el niño un elemento neutro, a no tenerle miedo, a retirarse delante de él sin perder su autoestima jerárquica, a evadirlo cuando los juegos humanos se conviertan en cacerías violentas, a no ver en él un competidor territorial ni de recurso y, sobre todo, a considerarlo como un pequeño Alfa sin desarrollar.. Estas lecciones de convivencia interespecífica solo pueden ser impartidas por un profesor especialista, el niño, cualquier niño..

Los cachorros humanos son más habilidosos que los adultos en el arte de inventar juegos y desastres, su capacidad cognitiva es más alta que la del perro, su resistencia física hace que los estímulos lúdicos se prolonguen el tiempo que sea necesario y, como no, su respuesta a la falta de subordinación, es más rápida y contundente que la de sus padres.

Nuestra única tarea en esta relación es ejercer de árbitros. Nuestra presencia es fundamental y necesaria a la hora de "cortar" el partido impidiendo la lesión de uno de los jugadores y, sobre todo, para decidir el momento de retirar a los equipos impidiendo el desgaste excesivo o la saturación de los contrincantes.

Hace cuatro años observaba el entrenamiento de un perro de raza Pastor Belga (Malinois) para competir en el Campeonato del Mundo en la disciplina Mondioring. En la fase de defensa, el perro mordía a los figurantes que se aproximaban al dueño. Al ser dos los agresores, el animal debía decidir a cual atacaba y a cual soltaba para volver a morder, según la distancia que los separaba de su guía. El animal ladraba, mordía y sobre todo, segregaba tanta Adrenalina que casi se podía oler desde donde yo me encontraba. Su estado de excitación era tan alto que le costaba trabajo "oír" a su dueño. En este punto y, en medio del campo de batalla, apareció un niño de tres años armado con un palo de mas envergadura que él. Sin encomendarse ni a Dios ni al Diablo, le propinó al buen perro tal estacazo que partió el palo en dos sobre sus lomos. Después, lo increpó mientras se retiraba indignado hacia su padre que era uno de los figurantes.

No hub= por parte del perro, ninguna reacción de defensa hacia el agresivo cachorro humano. El magnífico ejemplar solo realizó una conducta de agresividad redirigida (3), es decir, se comió literalmente el palo antes de volver a entrar en defensa con los figurantes.

Yo no sabía si se trataba de algo preparado o espontáneo y, cuando pedí que me lo explicaran, el padre del airado cachorro, más asustado que su hijo, me comentó que no era la primera vez que el espontáneo defensor se escapaba y se metía en estos peligrosos trances. Mientras felicitaba al dueño del perro y al padre del niño, me explicaron que ese animal se dejaría tullir a garrotazos por cualquier niño. Su única reacción sería la huida o, en el peor de los casos, la que realizó sometido a la acción de la Adrenalina: una conducta redirigida.

¿Tengo que recordarte la jerarquía?
Si hemos actuado hasta ahora, con cabeza y paciencia, nuestro animal sabrá exactamente cual es su sitio en el escalafón de la manada. Si por el contrario, nuestra conducta hacia él ha sido tibia o despreocupada, podemos encontrarnos un grave problema alrededor de los cinco meses de vida del cachorro. Por término medio, la fase de jerarquización se va fijando entre los cinco y seis meses a tenor de la raza, del individuo, del sexo y del entorno.

En especímenes muy dominantes (sobre todo machos), mal jerarquizados y/o con dueños pusilánimes, se puede presentar la
agresividad competitiva (4). En estos casos y, de forma imprevisible, el cachorro lanzará al dueño una comunicación agonística muy bien diseñada para que no quepa duda de que su intención es probar sus fuerzas con el, hasta ahora, líder.

La intensidad de la comunicación puede ir desde un ligero gruñido hasta una demostración de colmillos. Si se ignora en ese momento, la siguiente será de más intensidad y así continuará hasta que hayamos perdido el control sobre el perro. Por lo tanto, hay que cortarla de raíz y a la primera. Desgraciadamente, esto es un combate en serio con nuestro buen Truco. Yo no puedo pronunciarme sobre el armamento que debemos utilizar pero debo decir que debe ser el adecuado para producir un efecto de derrota total. Hace diez años pasé un mal rato con uno de mis perros cuando él tenía seis meses. Desde entonces, Roco es el Alfa de la manada canina de mi territorio pero, el Superalfa, su dueño y su amigo, soy yo. Fueron dos minutos malos y diez años de alegría.

Descubriendo su sexualidad
Un buen día nuestro cachorro, macho o hembra, se nos "engancha" a la pierna y comienza a realizar su paripé sexual. ¡No pasa nada, está sano!. Solo hay que convencerlo para que busque pareja entre los de su especie y no entre los de la nuestra. Un ligero empujón con la rodilla y un ¡Quita! es suficiente para enseñárselo en pocas repeticiones. Por el contrario, no debemos regañarle si lo intenta con otro perro ...¡Ya se encargará él de contárselo! Y lo va a hacer como lo hacían con nosotros en nuestra adolescencia, con una bofetada o con una aceptación. ¿Quién sabe?.

Lo peor de la aceptación es el ridículo que correrá el buen Romeo en sus primeros lances de amor. No se preocupe, todos hemos pasado ese mal periodo obteniendo sanas experiencias. Las hembras alcanzarán su madurez con la primera menstruación o celo (entre los 7 y los 10 meses) y los machos, sobre el año. En esta época, nuestro Don Juan Tenorio nos meterá en otros problemas pero, si ha llegado hasta aquí y en buenas condiciones psicofísicas, debemos felicitarnos. En libertad, solo el 20% de los individuos, según Darwin, llegan a la fase de reproducción y son capaces de dejar copias genéticas.

(1) - Las comunicaciones agonísticas son un conjunto de señales especialmente diseñadas para indicar la intención de lucha o defensa. Las más frecuentes son:
Erizamiento de las cerdas dorsales.
Ladrido ronco o gruñido.
Flexión de las extremidades.
Posiciones de la cola.

(2) - El aprendizaje súbito tiene lugar cuando un perro es capaz de resolver un problema sin recurrir al método de ensayo y error es decir, es capaz de emplear información obtenida en un contexto, para resolver un problema surgido en un contexto diferente. Los adiestradores utilizan, para este concepto, la palabra "Resolución".

(3) - La agresividad redirigida se produce cuando el animal lanza su agresividad contra otra persona, animal o cosa en vez de hacerlo hacia lo que le produce esa agresividad. Así, un perro es capaz de morder un palo con el que ha sido golpeado por su dueño ya que no "puede" atacar a su Jefe.

(4) - Esta clase de agresividad aparece cuando el perro disputa recurso o escalafón con el humano u otro congénere. Es muy normal en perros dominantes y va unida a la acción de la Testosterona.

Ver primer artículo de esta serie: La Etología y nuestro perro
Ver segundo artículo de esta serie: ¡Me voy a comprar un perro!
Ver tercer artículo de esta serie: Criando a mi perro

El Lic. Antonio Pozuelos Jiménez de Cisneros es Asesor y Terapeuta en Comportamiento Animal (Título propio de la Universidad de Granada - España); Estudió Etología en la Facultad de Ciencias (Universidad de Granada - España); es Presidente de AEPE (Asociación para el Estudio del perro y su Entorno); Jefe del Departamento de Etología aplicada al perro. Co-autor del libro HUTA (Texto oficial de la Escuela Andaluza de Comportamiento y Adiestramiento Canino).

Enlaces relacionados:
AEPE - Asociación para el Estudio del perro y su Entorno

Acupuntura Veterinaria Por Adriana Inés Moiron - Médica Veterinaria (*)
El uso de la Acupuntura Veterinaria ha probado ser una herramienta eficaz para la clínica de Pequeños Animales

Hasta no hace mucho tiempo, el tratamiento de las enfermedades degenerativas crónicas o productoras del dolor crónico eran de escasa frecuencia de tratamiento. Ya sea por factores económicos, por baja o nula convivencia con el paciente o por falta de preocupación o desconocimiento por el sufrimiento de las mascotas. Para estos casos, la solución más común para estas patologías era la eutanasia.

Los avances en la nutrición y de la Geriatría en Medicina Veterinaria hicieron que las mascotas vivieran muchos más años, por lo tanto los estados geriátricos debilitantes no se presentan en calidad y en cantidad como años atrás.

Así como también en los animales jóvenes traumatizados, con degeneraciones neurológicas, disfunciones fisiológicas o con deformaciones congénitas que puedan causar dolor agudo o crónico, no siempre pueden ser tratadas satisfactoriamente con procedimientos quirúrgicos y/o medicamentosos de actualidad.

Para este tipo de situaciones es que surge la Acupuntura, como una eficaz forma de tratamiento.

¿Qué es la Acupuntura?
Se puede definir a la Acupuntura (acus = aguja y punctura = punción), como la inserción de agujas muy finas en puntos preestablecidos específicamente (llamados meridianos) sobre el cuerpo del individuo a curar, para producir una determinada reacción fisiológica.

La Medicina Veterinaria ha listado 32 puntos simples y 40 bilaterales, o sea 112 puntos seleccionados posibles de ser usados en Pequeños Animales. Cada punto de acupuntura tiene una o varias funciones cuando es estimulado. Al combinarse con otros puntos se producen resultados que modifican la acción del órgano a tratar. Pero la inadecuada selección de los acupuntos puede anular o exacerbar los síntomas clínicos a tratar.

Historia de la acupuntura en Medicina Veterinaria
La acupuntura es una de las técnicas médicas curativas más antiguas que existen en el mundo, y la acupuntura veterinaria probablemente sea casi tan antigua como la acupuntura Humana. Se cree que una terapia similar existió en la India hace unos 7000 años.

El primer practicante en veterinaria del que se tienen registros se llamó Shun Yong. El vivió en los años 480 antes de Cristo, y es considerado como el padre de la profesión.

En esos tiempos la acupuntura era usada en caballos, los cuales eran estimulados con pequeñas flechas antes de cada batalla. Los veterinarios también trataban vacas, cerdos y aves.

Japón también tiene antecedentes registrados sobre la Acupuntura Veterinaria hacia fines de los años 1800, momento en que fue introducida la Medicina Occidental.

En Francia, la acupuntura veterinaria es utilizada desde fines del siglo XVIII y comienzos del siglo XIX, tomando nuevo auge en los últimos 30 años.

En Oriente, la acupuntura fue utilizada como modalidad profiláctica y terapéutica durante varios miles de años. En esos tiempos se usaban agujas de piedra y espinas de pescado. Luego de la Edad de Piedra, se emplearon agujas de Bambú, Jade, Cobre, Hierro, Oro o Plata. En la actualidad la agujas de acupuntura son de Acero Inoxidable y/o combinaciones de otros metales de aleación.

Muchos son los libros que se han escrito sobre esta ciencia y en ellos se han descripto los mecanismos fisiológicos, anatómicos, patológicos, diagnósticos y de tratamiento de las enfermedades que ocurrían en esos tiempos.

La Medicina Tradicional China clasificaba a los profesionales médicos en cuatro disciplinas diferentes, a saber:

Médicos
Cirujanos
Veterinarios
Dietistas

A menudo su práctica se entrecruzaba o superponía, de modo que una sola persona ejercía una o más disciplinas. Hasta que las filosofías médicas occidentales fueron introducidas durante la Dinastía Ching (1644 - 1911), la Medicina Tradicional China fue la forma exclusiva de terapia practicada en ese país.

Dentro de la Medicina Tradicional China se encontraban incluidas diferentes técnicas, que sin ser ejercidas solamente a través de agujas podían promover los mismos efectos que la acupuntura. Esto se debe a que poseen el mismo fundamento.

Estas técnicas consistían en:

Acupuntura
Moxibustión (aplicación de calor en los puntos de acupuntura a través de la combustión de una hierba llamada Artemisa vulgaris modelada en forma de cigarro)
Terapia manipulativa o masaje
Ejercicios respiratorios (conocido en la actualidad como Chi-Gung)
Nutrición y dieta
Medicina por Hierbas (denominada comúnmente Fitoterapia)

En 1929, la creciente popularidad e influencia de la medicina clínica y quirúrgica occidental dentro de China produjo que el gobierno proscribiera la práctica de la Medicina Tradicional China. Esta prohibición fue ignorada por la población y produce que la Medicina Tradicional China pase a practicarse en la clandestinidad.

Todo en la vida tiene su ida y vuelta, y esta disciplina no podía quedar excluída de esta regla. Hacia fines de la década de 1940, y gracias a la ayuda prestada por sus practicantes al Ejército Rojo, Mao Tse Tung imparte órdenes para que la medicina antigua (Oriental) y la medicina moderna (Occidental) recibiesen un trato igualitario en la educación, investigación y práctica.

En la actualidad, los centros de investigación en Acupuntura más relevantes están en China, Taiwan, Rusia, Bélgica, República Checa, Italia, Rumania, Francia, Alemania, Japón, Corea del Sur, Portugal, Suiza, EEUU y Canadá.

En 1979 la Organización Mundial para la Salud publicó sus observaciones sobre la Acupuntura después del Seminario Inter-regional llevado a cabo en Beijing. Así fue que la Organización Mundial para la Salud concluyó que "... el claro peso de las evidencias demandan que la acupuntura sea considerada seriamente como un procedimiento clínico de valor sustancial"

Aplicaciones de la Acupuntura
Las aplicaciones más comunes en Medicina Veterinaria son:

Alivio del dolor
Parálisis y Paresias de los miembros posteriores
Afecciones motoras de los miembros anteriores
Inducción de respuestas nerviosas autonómicas
Analgesia en del dolor agudo y crónico
Patologías dérmicas
Patologías del tracto gastrointestinal
Afecciones músculo - esqueléticas degenerativas o seniles
Afecciones de columna vertebral
 Síndromes de malabsorción y/o malasimilativo

Adriana Inés Moirón es Doctora en Medicina Veterinaria. Se desempeña como docente en la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de Buenos Aires, y en el Instituto Médico Argentino de Acupuntura. Además, es Directora del Laboratorio Clínico Veterinario Alem, en la ciudad de Buenos Aires (Argentina).

Volver